Warning: ob_start(): non-static method wpGoogleAnalytics::get_links() should not be called statically in /home/entuinte/public_html/blog/wp-content/plugins/wp-google-analytics/wp-google-analytics.php on line 288
En tu interior » Personales

En tu interior

Prem Rawat-Maharaji me ayudó a encontrar en mi interior, lo que siempre estaba buscando en el exterior

La oportunidad

Archivado en: Personales — Julio a las 1:13 pm el Jueves, Agosto 27, 2009

Esta mañana, en mi habitual zapping por las distintas TVs, me he detenido unos instantes en la CNN, en la que estaba siendo entrevistado Ramiro Calle, escritor y profesor de yoga, a quien no tenía el gusto de conocer.

Y me he quedado con una frase que ha citado de algún otro personaje. La frase es esta:

“La Providencia pasa la bandeja una sola vez”

Dejando de lado que la frase sea cierta, en el sentido de que se cumpla o no se cumpla, porque esto, ¿quién lo sabe?, me he puesto a divagar un poquito diciéndome:

¿Y si esto fuera así?

Si ello fuera como dice que es, ¿estaremos dejando pasar en estos precisos momentos nuestra oportunidad? Porque si se trata, nada más ni nada menos, que de la Providencia, lo que nos esté ofreciendo en esa bandeja no va a ser cualquier cosa.

¿Y qué estamos empleando para valorar ese obsequio que nos ofrece?. ¿Analizaremos su valía en función de nuestros conocimientos; en función, tal vez, de filosofías ajenas a nosotros que hayamos adoptado?. ¿Dirán ellas que sí, o su ego las empujará a decir todo lo contrario? Mira que si fuera cierto y ese maldito ego nos estuviera jugando una mala pasada…

Porque, tal vez, esas filosofías que hemos adoptado nos hablen de nuevas vidas y que si en esta no hemos conseguido esa plenitud que nuestro corazón anhela, no pasa nada; es un proceso por el que debemos pasar… ¿… ? Lo conseguiremos en la próxima ¿ ?

¿Qué dijo tu corazón cuando aquellas palabras le llegaron a él? ¿No dijo algo así como?: ¡esto, esto, es! Aparca, aparca por una vez todas tus filosofías  y déjame seguir la música de estas palabras.

Mira que si fuera cierto lo de:

“La Providencia pasa la bandeja una sola vez”

De vestimentas y desnudeces

Archivado en: Personales — Julio a las 11:17 pm el Sábado, Agosto 15, 2009

Hoy día, y es algo fácilmente observable, rotos ciertos encorsetamientos que nos habían sido impuestos por determinadas morales, se tiende, en lo que al vestir se refiere y especialmente en las mujeres, hacia la desnudez. Una de las razones que les inducirán a ello será, seguramente, porque de esa forma se sienten más cómodas.

Igualmente, en el plano de las relaciones personales, de la comunicación con los demás, ¿cómo marchamos por la vida? ¿Con qué grado de desnudez nos vestimos? ¿Tendemos a ir, como en lo que al vestido se refiere, cada día más desnudos, cada día intentando mostrarnos tal cual somos, o por el contrario vamos provistos de un surtido guardarropa, del que vamos sacando uno u otro disfraz según cual sea nuestro interlocutor?

Creo, que como en el caso anterior, deberemos usar aquel con el que nos sintamos más cómodos, Y a mi entender, qué mayor comodidad no tener que pensar ahora me pongo este, ahora este otro. Qué mayor comodidad que no llevar ninguno

Identidad

Archivado en: Personales — Julio a las 9:34 pm el Miércoles, Abril 22, 2009

Pues nada, que aquí estamos. Aquí estamos porque un día, sin nosotros haberlo pedido, sin comerlo ni beberlo  alguien decidió que así fuera.

Al principio y por lo general, todo va de maravilla, hasta el punto de que si tuviéramos capacidad de expresarnos diríamos algo así como: ¡pero qué gozada de vida esta! Todo son atenciones, sonrisas y risas propias y de quienes nos rodean. Pero esto, desgraciadamente, es solo por un tiempo, hasta…

Hasta que ese yo temporal al que hace referencia Maharaji en este post, empieza a desentenderse del yo permanente y toma conciencia de su ¿identidad? Y ocurre lo que hasta entonces no había ocurrido, y es que empezamos a ver nuestras diferencias con respecto a los demás: yo soy blanco, tú eres negro. Yo soy pobre, tú eres rico. Tú guapo, yo feo.

Y paralelamente a esto, empiezan a surgir también las preguntas: ¿Y por qué, y por qué, y por qué…? E, infructuosamente, intentamos darnos respuesta sin saber que la respuesta está en ese yo permanente que poco a poco hemos ido abandonando; hemos ido dejando de lado, porque, era tan simple… Y nosotros ahora, vamos sabiendo tanto…

Es a partir de este momento, cuando empezamos a chocar con las paredes del mundo a que se refería Maharaji; y de tanto choque nos endurecemos; nos replegamos hacia nosotros mismos en un acto reflejo de autodefensa; tomamos miedo porque hemos perdido nuestra verdadera identidad, aquella unión entre lo finito y lo infinito; entre lo temporal y lo permanente.

Y en este estado permaneceremos mientras no recuperemos nuestra identidad, mientras no volvamos a Ser. Y en este estado, sin Ser, seguiremos creyéndonos algo, cuando en realidad no somos nada.

Bienvenida

Archivado en: Personales — Julio a las 9:18 pm el Domingo, Abril 12, 2009

Uau!
:) :) :)
Siempre que estoy unos días sin visitar este blog y vuelvo, tengo la sensación de empezar a leer todo por primera vez, Julio-entuinterior. Todo es siempre nuevo, sorprendente y magnífico.

“Esto es para quienes buscan la alegría, para los que buscan el corazón, la vida, para los que quieren sentir el cielo en la tierra. Es para ellos.”

FELICES PASCUAS!!!

***************

Esta es una de las sorpresas agradables con que me he encontrado al regresar del pueblo en donde, como ya anticipé, he estado desconectado totalmente del ordenador. Y ¿qué os voy a decir? Pues que su lectura ha hecho dibujar una sonrisa en mi cara y otra sonrisa, si es que se puede hablar así, en mi corazón.

Y qué casualidad que a mí me ocurre lo mismo cuando oigo o leo algo de Maharaji. Seguramente en muchas ocasiones, lo oido o leido será algo repetido, pero ello no es obstáculo para que siempre lo reciba como algo nuevo; así al menos lo percibe mi corazón.

Y es que no podía ser de otra forma pues así es el lenguaje del corazón: siempre fresco, nuevo, inspirado, rebozado de lo que solo el corazón  puede comunicar, que no es otra cosa que amor.

Qué bien lo expresa Maharaji cuando dice: “Esto es para quienes buscan la alegría, para los que buscan el corazón, la vida, para los que quieren sentir el cielo en la tierra. Es para ellos.”

Esto es para nosotros/as :)

Gracias Ana :)

Maestros del Amor

Archivado en: Personales — Julio a las 12:13 pm el Domingo, Marzo 22, 2009

Recién estrenada la primavera y puesto que en ella los amores se despiertan, he rescatado este post que escribí en tiempos  y que estuvo cerrado a comentarios, que habla del Amor y de sus Maestros.

El Amor: algo fuera de la imaginación de los poetas y escritores, pues no hay Amor inalcanzable o no correspondido. Inimaginable e inexplicable; algo que solo puede ser experimentado. El Amor, por el que un día nacimos, convivió con nosotros por un tiempo, del que posteriormente nos desconectamos y hoy necesitamos reencontrar.

El Amor, lo único y por ser único, vienen Maestros únicos, especiales; con un mensaje simple. Y unos pocos, no sé por qué juego de ese Amor, por qué gracia, lo entienden y lo experimentan.

El Amor, una vibración. Hay vibraciones de ira, de celos; o mejor que existencia de éstas, hay falta de vibración de Amor. Vibración de Amor, que uno puede comunicar y hacer sentir a los que le rodean; a sus hijos en brazos, sin palabras.

Vibración de Amor que te envuelve, que te enAmora. Nube de Amor que puede rodear a una pareja, a unos matrimonios, atraídos y unidos por una afinidad de gustos, de caracteres, que pueden variar o morir, pero esa nube permanece siempre, siempre; porque ese Amor ha existido, existe y existirá.

Amor, Dios, Energía, nunca creada y nunca destruida.
Amor, que inspira a hablar así a los que te experimentan.

Maestros del Amor, bienvenidos seáis

Reflexión

Archivado en: Personales — Julio a las 6:48 am el Martes, Marzo 17, 2009

El manual

Si, fuera cual fuere el concepto, la idea o la creencia que tengamos de Él, Dios existiera…Si, siguiendo el procedimiento que fuese, ese Dios nos hubiera creado…

Parece lógico pensar, que no lo hubiera hecho sin proveernos de un buen libro de instrucciones, que permitiera desenvolvernos felizmente en esta vida; libro que debería estar al alcance de todo el mundo y entendible incluso para los que no supieran leer.

De la existencia del primero, no puedo dar fe. Sí puedo darla del manual, porque Maharaji me enseñó cómo y donde encontrarlo. Ese manual está en mi interior y puede ser leído y comprendido, empleando el lenguaje universal de corazón.

Aunque claro, siendo consecuente con lo anteriormente dicho, si tengo constancia del segundo, debería aceptar la existencia del primero ¿….?

Tal vez debiera ser así pero, a efectos prácticos, me da igual  creer en Él o no. Con la constancia del manual, me apaño; me es más que suficiente. Más importante para mí que su existencia, es la existencia del Maestro capaz de mostrarme y explicarme ese manual.

Maharaji en Barcelona

Desilusión

Archivado en: Personales — Julio a las 10:01 pm el Sábado, Febrero 28, 2009

Una de las críticas que con frecuencia se hacen a Maharaji es la siguiente. Bueno, lo que dices está muy bien. Todo eso de encontrar la armonía interior, el amor; alcanzar la paz,  pero, ¿y qué hay de toda esa gente que en estos momentos pasa hambre? ¿Que no tiene sus necesidades mínimas cubiertas?

Yo, a los que preguntan de esta forma, les preguntaría a su vez: ¿Tú tienes hambre? ¿Vives, en lo que se puede llamar, una situación cómoda? A lo que me contestarían seguramente con un sí. Y aún les haría una tercera pregunta: Y con esas necesidades cubiertas, ¿eres feliz? ¿Estás satisfecho de tu vida? ¿Estás en paz?

A esta última pregunta, tal vez tuviera que ser yo quien respondiera por ellos y lo haría con un rotundo no. Y digo rotundo, por toda esta gente que veo a mí alrededor. Gente que aun teniendo esas necesidades cubiertas, sus caras reflejan la carencia de otra necesidad tan o más importante que las anteriores.

Y a esa persona que se dirige a Maharaji en esos términos, le seguiría razonando: ¿Y no entiendes que todo este colectivo, numeroso, mayor si cabe que ese otro de los que pasan hambre, merece la atención de alguien como Maharaji? ¿Acaso no podría este último colectivo, por sí mismo, liberar del hambre y de la pobreza al más desfavorecido?

Ante su más que probable silencio, contestaría nuevamente yo por él: sí que podrían. Sí que podríais, pero no lo hacéis porque os falta ilusión y esta falta de ilusión  hace que vuestro subconsciente os diga: ¿Y para qué? ¿Para llegar a un estado como el mío? Y sigue el subconsciente: pues para eso es mejor que sigan con la ilusión de matar su hambre, pues matada ésta, ¿qué ilusión les quedaría? ¿La misma que la mía?

Gracias Maharaji, gracias, porque tu Conocimiento me ha permitido abandonar ese colectivo de desilusionados, en el que me sentía incapaz siquiera de ayudarme a mi mismo y porque ahora, ilusionado, puedo contribuir no solamente a paliar su hambre, sino a ilusionarles con mi ilusión.

Prem Rawat-Maharaji, ha creado y preside la fundación TPRF dedicada a labores humanitarias. Os invito a visitarla

De estrellas y estelas

Archivado en: Personales — Julio a las 10:25 pm el Jueves, Febrero 19, 2009

Estrella Altair a quien si no conocéis, os invito a visitar, me da pie con sus post a un intercambio de comentarios que creo contribuyen a enriquecernos mutuamente.

En uno de sus últimos post “Espacios infinitos” establece una relación entre las distintas categorías de estrellas que hay en el firmamento, con las distintas personas con las que hemos convivido o nos hemos cruzado en nuestras vidas. Hace una analogía también entre las estelas que dejan las primeras y la estela  o el rastro que nos han podido dejar esas distintas personas que  hemos conocido, preguntando al final del post, refiriéndose al rastro de esas personas: ¿con cual te quedas tú?

Y entre otras cosas le respondo:

“¿Con cual me quedo yo…..?”
“Es que soy tan poco dado a los recuerdos… No sé por qué o tal vez sí que lo sepa, el caso es que apenas tienen cabida en mi. Y es que en realidad mi estrella, la que me acompaña siempre, es ese sentimiento interior”.

“He tenido unos magníficos padres a los que he querido. Tengo cuatro hijos; no creo que haya habido otros hijos más besados que los míos. Tengo un maestro al que le debo todo; mi vida. Y sin embargo, todos ellos ocupan muy poco espacio y tiempo en mi memoria. No tengo memoria, será porque en el presente no es necesaria, pero tengo y disfruto de ese presente en y desde el que puedo amar como nunca podía imaginar.”

Viene a cuento esta reflexión, con la visita que el pasado domingo realizó Maharaji  a Barcelona y a la que tuve la suerte de poder asistir. Y la pregunta casi surge sola: ¿Es Maharaji tu estrella?, y a la que, a la vista de lo manifestado anteriormente, contesto con un rotundo no

Maharaji es una estrella extraordinaria que brilla, para mí, con un brillo inigualable, pero estoy seguro que él tampoco aspira a ser la estrella de nadie, estrella en el sentido de alumbrar su caminar de una forma permanente. Maharaji lo que pretende y lo que consigue o intenta conseguir, es que seamos autosuficientes; que cada uno descubra su estrella que le alumbre en su camino. Que no necesite seguir el brillo o la estela de ninguna otra cuyo brillar o no, cuya sobrevivencia o no sobre nosotros ya no podemos controlar.

Aunque claro, aunque claro…  :)  viene muy bien su brillo permanente para cuando esa estrella nuestra, por los motivos que sean, se oscurece.  Entonces sí, alzas los ojos y admiras su estela que en forma de palabras, hacen que tu estrella vuelva a brillar de nuevo

Así que podría decir que Maharaji, no es mi estrella cuya estela necesito seguir, sino que es una estrella cuya estela me gusta admirar y al que, por haberme mostrador cómo descubrir la mía y hacerla brillar, le estoy eternamente agradecido

De vuelta

Archivado en: Personales — Julio a las 11:21 pm el Lunes, Febrero 16, 2009

¡Esto de crear expectativas…! Os dije: me voy a Barcelona a ver a Maharaji, ya os contaré. Sí, sí, ya os contaré, ya os contaré, como si mi memoria fuera para contar muchas cosas. No me acuerdo de nada, jajaja. Bueno, no importa, pues en Maharaji más importante que lo que pueda decir es lo que transmite, y esto sí esto lo recibo, lo asimilo y queda grabado en mi corazón.

¿Y qué es lo que transmite? En primer lugar, mucho amor; todas sus palabras nacen de ese profundo amor que siente hacia todo y hacia todos y que enseguida es captado por aquellos que le escuchamos con un corazón abierto.

Y también mucha sencillez en sus palabras, ante las que nuestra estructura más o menos complicada, se rinde. Y qué mejor alimento para nuestro corazón que palabras sencillas rebozadas de amor.

Así que, si no repetir sus palabras, algo imposible para mi, si espero seguir comunicándome con todos vosotros/as, empleando otras palabras con las que poder transmitiros el amor con que las suyas iban acompañadas.

El sentido común

Archivado en: Personales — Julio a las 1:03 pm el Domingo, Enero 25, 2009

Alguien ha dicho, que el sentido común es el menos común de los sentidos, y puede que esté en lo cierto si no es que lo está totalmente.

Seguro que todos nosotros hemos empleado alguna vez la expresión: actué con sentido común o, debes actuar con sentido común, refiriéndonos a alguien próximo a nosotros, o más indeterminado: hay que actuar con sentido común.

Y por supuesto, todos vamos a aplicarnos a actuar con él; yo actuaré con mi sentido común; tú actuarás con tu sentido común: el, la, los, las, con los suyos y aquellos de más allá con el de ellos. Y que no se le ocurra a nadie discutirnos lo contrario. Pero, ¿hay algo de común en todos ellos? ¿No será cada uno de esos sentidos comunes fruto de cada individualidad? Y si es así, ¿tienen todas esas individualidades algo en común? ¿Tú, conmigo? ¿El, la, los, las, con nosotros?

Francamente creo, que a menos que descubramos cada uno de nosotros lo que nos une, lo que nos es común, difícilmente vamos a producirnos con un sentido que tenga algo de común en todos nosotros.

Bueno, y a estas alturas, seguro que todos vosotros/as ya sabéis por donde voy; ya adivináis desde qué punto ha de arrancar ese sentido común para que tenga algo de ello…. ¡Lo habéis adivinado! :)  Desde nuestro corazón. Actuando desde él, vamos a actuar con sentido; sentido al que ahora sí, podremos aplicar el calificativo de común.

Por cierto, Maharaji enseña un método, que nos ayuda a enfocarnos en un punto que nos es común a todos.

Regalo de Reyes

Archivado en: Personales — Julio a las 10:12 pm el Domingo, Enero 4, 2009

“El mayor regalo no es el que nos queda por recibir sino el que ya se nos ha dado” (Maharaji)

Vivimos en un mundo, nos lo hemos ido creando de tal forma, que parece como si solo tuviéramos  oídos para escuchar nuestros deseos y una vez escuchados, hacer todo lo posible por satisfacerlos. Una forma de vivir, un mundo, sustentado en una ignorancia supina, porque a la altura que nos encontramos, habiendo conseguido tantas cosas deseadas, sería hora de darnos cuenta de que la realización de esos distintos deseos no nos ha dado el resultado que esperábamos, cual es el de sentirnos satisfechos.

Y es entonces cuando llega alguien como Maharaji que nos dice: no…, mira…, ¿por qué por una vez no dejas de desear e intentas descubrir el regalo que ya se te ha dado? ¿El que verdaderamente va a satisfacer ese deseo, ese anhelo que tratas de conseguir de tan distintas formas? ¿Un regalo además que vas a poder compartir con todos los tuyos porque, te aseguro,  a todos ellos va a agradar?

Y ahora sí, a partir de aquí, es cuando encuentra encaje esa frase tantas veces oída de que todos somos semejantes; que todos hemos sido diseñados sin ningún tipo de discriminación, porque ese regalo se nos ha dado a todos independientemente  de cual sea nuestra fe, nuestras creencias. Fe y creencias que a su descubrimiento, se inclinan, se rinden, desaparecen ante la evidencia; todas las preguntas se desvanecen ante la gran respuesta.

Pues la noticia, la gran noticia sería, que para conseguir ese extraordinario regalo, no tenemos que ir a ningún centro comercial ni escribir a ningún rey sino, simplemente, mirar en nuestro interior

¿La vida en serio?

Archivado en: Personales — Julio a las 2:11 pm el Sábado, Diciembre 13, 2008

A veces siento como si no me tomara la vida demasiado en serio, o mejor dicho, afirmaría no tomarme la vida demasiado en serio, y me hago la siguiente reflexión: ¿Es que se toma la vida en serio un niño?

Por lo general, y no hay que irse a los casos extremos, él tiene resuelto su objetivo principal que es el de disfrutar y resuelto éste, todo lo demás le importará más bien poco.

¿Pero acaso soy yo un niño….? No…, pero pudiera ser que tuviera la misma percepción  de tener resuelto mi objetivo principal que, mira por donde, coincide con el de ellos: el objetivo de disfrutar de la vida. Disfrute tanto en ellos como en mí, que se produce independientemente de cuales sean nuestras circunstancias externas.

Y a la fuerza tiene que ser así porque ese deseo de disfrute es algo que nos es innato; lo llevamos en nuestra propia naturaleza y a poco que dejemos manifestarse a esta, va a aflorar y vamos a tener necesidad de satisfacer.

Nota de humor

Archivado en: Personales — Julio a las 4:36 pm el Sábado, Noviembre 22, 2008

Entre tanta transcendencia, no vendrá mal una nota de humor :) Dedicada a Zafferano por su gran sentido del idem. Y además basada en un hecho real.

Pues resulta que todos los días, antes de salir de casa, me pongo los pantalones, claro, y me los sujeto con el clásico cinturón. Me echo la hebilla, me pongo el jersey y demás y ¡ala!, ¡a la calle, a la calle! Hasta ahora todo normal ¿no?

A la vuelta la operación inversa: quitar ropa de abrigo, jersey…, pero…, ¿eh…! ¿qué ha pasado aquí?. Pues ha pasado que el cinturón ya no está como lo dejé, sino que ha revirado (girado, lo he mirado en el diccionario :) ), hasta que la hebilla ha chocado contra la primera plesilla con que se ha encontrado y donde ha quedado atascada. Es más, en una ocasión la sobrepasó ¿ ?

Esto no me había pasado nunca más que con estos pantalones que son nuevos, de pana para más señas. El giro es hacia la izquierda mia. Doy estos detalles por si a alguien le vienen bien, a fin de poder darme alguna explicación a este extraño fenómeno. Lo he tecleado en Google: “se me revira el cinturón”, pero nada, no aparece nada.

Lo de la izquierda lo podía entender si estuviéramos en época electoral, que me llegara algún signo, que por otra parte no sabría de quien…¿?

No se, tal vez vosotros/as sí que podáis decirme algo al respecto

La feria

Archivado en: Personales — Julio a las 10:10 pm el Miércoles, Noviembre 12, 2008

Hay un dicho que más o menos dice: cada uno cuenta de la feria según le va. O en otras palabras, su visita te defraudará o no, según no hayas o hayas encontrado lo que buscabas.

¿Buscaba yo algo antes de conocer a Maharaji? Pues conscientemente, no, aunque sintiera que me faltaba algo que en aquellos momentos era incapaz de identificar. Hoy, a la vista del desarrollo de mi vida a partir de su conocimiento, podría afirmar que lo que echaba en falta era escuchar algo similar a: “lo que buscas, está dentro de ti”. Porque eso es lo que escuché, eso es lo que llegó y alegró a mi corazón y donde ha quedado grabado. Y este mensaje que todavía pervive, que me llevó a tomar el Conocimiento y a su posterior práctica hasta el día de hoy, es lo que cambió mi vida a partir de aquel momento.

Y es por eso, porque ese mensaje sigue invariable, por lo que en ningún momento, ni Maharaji ni su Conocimiento me han defraudado. No ha habido nada ni nadie capaces de desviar mi atención del mismo: “lo que busco, está dentro de mí”. Y es por eso por lo que, en mi caso, hablo bien de la “feria”

Y motivos para la distracción no me faltaron. Maharaji vino de la India con todos los ornamentos con que allí, los devotos, adornan a sus maestros: calificativos como Maestros Perfectos, Señores del Universo…. ; adoración a su persona. Cambios radicales en mis hábitos de vida; vegetarianismo; vivir en comunidad con las situaciones conflictivas que ello conlleva. Todo ello no consiguió distraerme de lo que me había llamado la atención de la “feria”, la repetida frase de “lo que buscas está dentro de ti”.

Recuerdo como anécdota y a propósito de ese calificativo de Señor del Universo que algunos atribuían a Maharaji, no él, por supuesto, que una vez se celebró un evento en el Astrodome de Houston. Este tenía forma de nave espacial y claro, todo coincidía: la nave por una parte, el señor del Universo, por otra, aquello tenía que salir volando con todos nosotros dentro hacia algún lugar; hacía algún mundo nuevo que el Señor había elegido para los que allí nos encontrábamos; para sus elegidos.

Pues no señor, aquello, el Astrodome, como era natural no se movió de su sitio y los que de esa forma pensaban ya os podéis imaginar lo frustrados que quedaron. Algunos de ellos seguramente y a pesar del tiempo transcurrido, aún estarán hablando de lo mal que les fue la feria.

Así que, como veis, en las ferias hay de todo: hay quien habla bien de ellas y quien habla mal. En el caso que me ocupa y con respecto a estos últimos, tal vez demasiado prolongado en el tiempo ¿ ? ; ellos sabrán. Pero creo, que lo mejor para saber si lo que hay en ellas es lo que andamos buscando, es no hacer caso de lo que nos digan ni los unos ni los otros e ir personalmente nosotros a comprobarlo.

¿Acciones o sensaciones?

Archivado en: Personales — Julio a las 5:00 pm el Domingo, Noviembre 9, 2008

¿Acciones o sensaciones?

¿Detrás de qué vamos? ¿Qué es lo que perseguimos? ¿La ejecución de acciones o  la percepción de sensaciones?

Yo esto lo tengo muy claro de que voy detrás de la percepción de sensaciones, por supuesto, y de sensaciones agradables, que me satisfagan. Visto así, diría que voy detrás de satisfacer un anhelo, cual es el de encontrarme satisfecho, de sentirme pleno.

¿Y detrás de qué va ese otro cuya acción aparente sea, por ejemplo, la de ganar dinero u obtener un determinado reconocimiento social? ¿Su objetivo se queda en esa acción en sí, o busca con la misma percibir la sensación de sentirse satisfecho, o piensa que va a sentirse satisfecho si la consigue llevar a buen fin?

¿Qué hay detrás de quien dice o del que dicen que ha entregado su vida a los demás; su tiempo, su dinero? ¿De quien dice que su misión es dar amor a los demás? ¿Es eso lo que persigue en realidad o hay algo más detrás?

¿No será que en ese examen, en ese mirarse al final del día en el espejo y si no lo hay, en el espejo de su corazón, le gusta contemplar o imaginarse una cara bonita? Sentir que ese corazón le dice: ¡Muy bien, muy bien, sigue, sigue por ahí! ¿Sentir que satisface su anhelo?

¿No habrá tal vez, si es que la hubiera, en esa negación de que en realidad lo que perseguimos es nuestra propia satisfacción, nuestra propia plenitud, una influencia de la formación moral que hayamos podido recibir?, influencia muy sutil por supuesto. ¿Qué dentro de esa formación se vea poco menos como”pecado” el simple hecho de disfrutar en esta vida?

¿Detrás de qué vas tú?

« Entradas anterioresEntradas siguientes »