Warning: ob_start(): non-static method wpGoogleAnalytics::get_links() should not be called statically in /home/entuinte/public_html/blog/wp-content/plugins/wp-google-analytics/wp-google-analytics.php on line 288
En tu interior » 2008 » Agosto

En tu interior

Prem Rawat-Maharaji me ayudó a encontrar en mi interior, lo que siempre estaba buscando en el exterior

Reflexión

Archivado en: Reflexiones — Julio a las 12:02 pm el Martes, Agosto 26, 2008

La satisfacción puede depender tanto de que las cosas se desarrollen tal como las habíamos previsto, como que aceptemos su resultado, sea cual sea éste.

Por diseño

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 10:38 pm el Miércoles, Agosto 20, 2008

Mi mensaje no está entrelazado con ninguna filosofía, ni ha salido de un libro. No es un concepto o una idea. Se basa en una cosa: estás vivo. Y por el hecho de estar vivo tienes la posibilidad de sentirte plenamente satisfecho. En esta vida puedes sentir una alegría a la que nada afecta, una alegría que es independiente de todo.
Para algunas personas, mejorar significa conseguir un trabajo mejor, tener más éxito o ser más productivo. Para otras, significa tener una familia mejor, una casa más grande o un coche más potente. Pero piensa en esto: ¿quiénes somos? Estamos aquí en la Tierra durante un tiempo limitado. Pensamos que viviremos para siempre, pero es sólo una ilusión.
La realidad es que hubo un día en que no estabas aquí. Luego naciste, hoy existes y un día tendrás que irte. Es una norma universal. Nadie está exento. Se aplica a todo el mundo, ya seas rico o pobre, culto o inculto. Da igual.
¿Sabes quién eres? Si alguien dice tu nombre, le contestas: “Sí, soy yo”. Pero, ¿has comprendido que dentro de ti se está desplegando una magia y que esa magia es la realidad de tu existencia?
Antes de que nacieras, todos se preguntaban: “¿Niño o niña?”. Pero en cuanto llegaste a este mundo, el foco de atención era sólo uno: ¿respira o no? Y cuando dejes este mundo, todos estarán pendientes de esa última cosa: ¿respira o no?
Así que, ¿por qué el aliento es algo tan especial? Es tan especial porque sin él no eres nada, y con él lo eres todo. Cuando está ahí, puedes ser tío o tía, padre o madre, hijo o hija; puedes tener éxito o fracasar, reír o llorar. Pero cuando no está, eres polvo.
Mientras está ahí la respiración, no eres polvo. Cuando la tienes, puedes decir: “¡Pasa! ¡Bienvenida! ¡Buenos días!”. Pero cuando ya no esté, la gente dirá: “Lleváoslo de aquí”.
Lo que es tan especial es que tenemos la más increíble de las bendiciones y no le prestamos ninguna atención. Se la prestamos a lo que nosotros consideramos una bendición: “Concédeme un hijo, concédeme un trabajo, concédeme esto, concédeme lo otro”. Pero tienes más bendiciones de lo que crees, y el día en que empieces a contarlas te quedarás asombrado. Entonces comprenderás lo que de verdad significa estar agradecido. Cuando el corazón está realmente lleno y empiezas a comprender, la confusión desaparece y llega la claridad. Empiezas a ver la sencillez de la existencia. Lo esencial no son los éxitos y los fracasos, sino sentirse agradecido por esta vida.
Muchos dicen: “Mi propósito en la vida…”. Pero no se trata de tu propósito en la vida. ¿Cuál es el propósito de que tengas vida? ¿Cuál es?
Gracias al aliento, este cuerpo se mueve, y baila, y siente. Estás sintiendo, sintiendo y sintiendo durante todo el día. Sientes el frío, el calor, lo suave, lo áspero; eres una máquina de sentir. Y todos los seres humanos anhelan sentir alegría. Hemos querido sentirla desde pequeños, incluso desde antes de saber que tenía un nombre.
El corazón humano está lleno de una alegría que la puedes sentir cuando quieras y estés donde estés; una alegría de la que nunca tendrás bastante. ¿Sabías que no puedes tolerar muy bien la tristeza? No estás hecho para ella. Cuando te sientes triste, quieres dejar de estarlo lo antes posible. Pero con la alegría, no hay ningún problema. Podrías pensar que eso da una pequeña pista acerca de qué es lo realmente importante para ti. Y la pista es: no hay límite para la alegría, y somos extremadamente alérgicos al dolor y al sufrimiento.
¿Has encontrado la fuente de alegría infinita? Por diseño, no está lejos de ti. Si lo que anhelas es alegría, no tendría ningún sentido que la fuente de esa alegría fuese inaccesible para ti. Así que, por el ingenioso diseño de esta vida, la fuente de alegría va contigo adondequiera que vayas.
Existe la posibilidad de disfrutar en esta vida. No hay restricciones. Encuentra esa fuente infinita de alegría dentro de ti.

Prem Rawat – Maharaji

Haz la distinción

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 11:00 am el Viernes, Agosto 15, 2008

“¿Cuánto has invertido en ti?”- Maharaji

¿Hasta qué punto somos conscientes de nuestra propia existencia? Conocemos a nuestro vecino mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos. Hay personas cuyo comportamiento podemos predecir con mucha mayor exactitud que el nuestro.

¿Cuánto has invertido en ti? ¿Hasta dónde te has permitido comprenderte a ti mismo? Por supuesto, hay personas que dicen: “Eso es muy egoísta”. Sin embargo, abrir el regalo que le ha dado su creador es lo menos egoísta que un ser humano puede hacer.

Todas las demás actividades que realizas no tienen nada que ver con esta cosa sencilla llamada “vida”. Tienes que distinguir entre las cosas que puedes hacer porque estás vivo, y el hecho de estar vivo en sí mismo. Hay una diferencia entre ambos. Porque estás vivo puedes hacer muchas cosas, pero todo lo que vas acumulando, todo eso de lo que ahora disfrutas, vendrá y al final desaparecerá. ¿Y qué seguirá existiendo? Sólo tú: esa realidad inmortal, sin complicaciones, sin sofisticaciones, que reside en tu interior.

¿La muerte? Eso es algo que no podemos cambiar. Una vez que ocurre, ocurre. Hemos de partir. Tenemos que irnos.

¿Dónde debería estar nuestra atención? En lo que tenemos ahora. ¿Y qué es lo que tenemos ahora? Esta oportunidad de la vida. No es preciso que acudas a un templo, ni a una iglesia, ni a una mezquita, para averiguar si estás vivo o muerto. Los que están vivos lo saben. Se ha dicho que sin la consciencia, el ser humano, aun estando vivo, es como un cadáver.

¿Cuál es la diferencia? ¿Qué es eso que, al faltar, hace que a un cuerpo se le denomine cadáver?

Cuando el ser humano ya no tiene consciencia, ¿en qué se convierte? No puede experimentar dolor ni alegría. Si te colocas frente a él y le dices: “Tu cuenta bancaria está vacía”, el cadáver no va a llorar, o le dices: “No tienes trabajo”, no expresará dolor ni tristeza.

 ¿Y cuál es la razón? Este aliento que se mueve en nuestro interior, esa consciencia. El hecho de que el ser humano tenga consciencia le permite mirar, ver, sentir, decir ‘sí’, o ‘no’. Puede reír o decir: “¡Qué triste!”. Podemos aspirar a todas las cosas a las que aspiramos porque estamos vivos; ésa es la única raíz, la única razón.

Pero, si no podemos reconocerlo y comprenderlo, entonces, ¿de qué nos sirve?

 

Prem Rawat – Maharaji

¿Es importante cada instante?

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 8:47 am el Martes, Agosto 5, 2008

“Un instante de inconsciencia puede tener consecuencias de amplia repercusión.” – Maharaji 

Un día alguien encontró un barco, un yate; tenía los motores apagados e iba a la deriva. Todo estaba dispuesto a bordo: había comida en la cocina, la mesa estaba puesta… todo parecía normal. Pero no se encontró a nadie a bordo y no le quedaba combustible. Tiempo después, se llegó a la conclusión de que los generadores del barco habían estado funcionando hasta que se quedaron sin gasolina y se pararon. Ni una sola pista de lo que había ocurrido. ¿Qué había sucedido? ¿Dónde estaba la tripulación? ¿Dónde estaban los pasajeros?

La hipótesis es que iban navegando y llegaron a una zona de aguas tranquilas. Pararon el barco, dejando los generadores encendidos, y decidieron tirarse al agua. Saltaron desde uno de los costados del barco, sin preocuparse de bajar la escalera de abordaje ni de abrir el portón de popa. Simplemente se lanzaron todos al agua, probablemente desde cubierta. Después, cuando intentaron volver, no encontraron manera de hacerlo, ya que se trataba de un yate de gran tamaño.

Examinemos su situación. Tenían un barco en perfecto estado. ¿Alimentos? Sí. ¿Agua? Sí. De todo. ¿Lo estaban pasando bien? ¡Sí! Estoy seguro de que cuando se zambulleron en el agua, todos pensaron “esto es maravilloso”, hasta que alguien dijo: “Regresemos al barco”. Y entonces, al darse cuenta de que no podían volver, gritaron: “¿Hay alguien a bordo que pueda ayudarnos?”. No. ¿Tenían radios? Sí, en perfecto estado de funcionamiento, estoy seguro. Una llamada de radio podría haberlos puesto en contacto con cualquier parte del mundo. Probablemente tuvieran incluso teléfonos vía satélite. Pero alguien olvidó colocar la escalera.

¿Es importante cada instante? ¿Tú qué crees? No sé cuántos años llevaría navegando el capitán de ese barco. Seguro que tenía muchos años de experiencia, a juzgar por la envergadura del yate. ¿Y cuántos segundos hicieron falta para que esa experiencia se
desvaneciera, se desmoronara? El tiempo que lleva saltar desde la cubierta del barco y llegar al agua. Un tiempo muy corto. Unos pocos segundos. Estoy seguro de que tenían extintores, bengalas, toda clase de instrumentos de seguridad y salvamento a bordo, pero no sirvieron de nada. Un misterio para los investigadores. Un yate en perfecto estado, perfectamente equipado, a la deriva en alta mar. ¿Cómo pudo suceder? Un instante de inconsciencia puede tener consecuencias de amplia repercusión, de considerable alcance.

Prem Rawat – Maharaji