Warning: ob_start(): non-static method wpGoogleAnalytics::get_links() should not be called statically in /home/entuinte/public_html/blog/wp-content/plugins/wp-google-analytics/wp-google-analytics.php on line 288
En tu interior » 2008 » Octubre

En tu interior

Prem Rawat-Maharaji me ayudó a encontrar en mi interior, lo que siempre estaba buscando en el exterior

La Paz es posible (Prem Rawat-Maharaji)

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 10:25 pm el Jueves, Octubre 30, 2008

LA PAZ EMPIEZA EN TI. LA PAZ ES POSIBLE CONTIGO

Esta vida es tuya, el regalo que se te ha dado. Compréndelo, reconoce la belleza que está danzando ante tus propios ojos. No esperes, éste es tu momento. Atrapa esa petición de paz en tu corazón; encuentra esa satisfacción en tu vida. Eso es lo que significa la paz. La paz es hermosa, es real. La paz es esa pasión por la existencia, un sentimiento, una comprensión de lo que significa la vida, de lo que significa cada día, cada respiración. Entonces puedes comenzar a saborear el verdadero significado de la paz.

Comprender el valor que tiene el hecho de que cada persona encuentre esa satisfacción, una a una, es la única posibilidad de paz mundial que no se ha intentado nunca. Hacer sólido cada ladrillo, cada bloque y decir: ‘Sí, con toda seguridad, este edificio podrá mantenerse erguido, porque cada bloque es sólido, tiene integridad. Cuando haya un terremoto no se derrumbará’. Esa es la solidez que se necesita.

Las personas de este mundo son los ladrillos, el cemento y las vigas de acero de esta estructura. Depende de nosotros tratar al menos de hacer algo decisivo. En lugar de dar razones de por qué no se puede hacer, al menos intentar ver que existe la posibilidad de hacerlo. Y entonces quizá, al menos así lo indica la esperanza, habrá paz sobre la tierra.

PREM RAWAT, generalmente conocido por el título honorífico de Maharaji, ha dedicado su vida a transmitir un sencillo mensaje: toda persona posee la fuente de la paz y de la plena satisfacción en su interior.

Comenzó a hablar en público desde niño. A los tres años, en India, lo hacía ante las personas que se congregaban para escuchar a su padre. A los ocho asumía el compromiso de transmitir al mundo un mensaje de paz y de ofrecer una forma práctica de lograrla. Cuando tenía trece años fue invitado a dar conferencias en Londres y en Los Angeles. Desde entonces, millones de personas en más de 250 ciudades de 50 paises han acudido a escuchar su mensaje de paz y esperanza.

“Cada uno de nosotros”, afirma, “necesita paz en su vida. La paz que buscamos está dentro. Está en el corazón esperando a que la sintamos, y yo puedo ayudar a las persones a descubrirla. No es el mundo el que necesita paz, sino la gente. Cuando las personas de este mundo estén en paz en su interior, el mundo estará en paz.”

“Lo que ofrezco no son palabras”, asegura, “sino una forma de ir a nuestro interior y disfrutar de la paz que ahí existe”. Para ayudar a sentir esa paz, enseña las técnicas del Conocimiento de uno mismo, a las que de forma breve denomina “el Conocimiento”.

Las actividades para la difusión de su mensaje, al que puede accederse en más de 88 paises y en 70 idiomas diferentes, se financian exclusivamente a través de donaciones y de la venta de materiales relacionados con dicho mensaje. Prem Rawat y su familia disponen de medios económicos propios.

A lo largo de los años ha recibido la llave de numerosas ciudades, así como distinciones y premios en todas partes del mundo en reconocimiento a su labor. Se le invita regularmente a presentar su mensaje en eventos internacionales, en auditorios como la sede de la Naciones Unidas en Nueva York o su centro de conferencias en Bangkok. Ha sido invitado de honor en foros cívicos como el Parlamento de Italia, el Parlamento de  Australia o un acto asociado al Forum Universal de las Culturas en Barcelona. Se ha dirigido a profesorado y estudiantes en muchas universidades: Berkeley y Harvard en Estados Unidos, Thammasat en Tailandia, Salamanca en España y Oxford en Inglaterra.

Ha creado La Fundación Prem Rawat, que difunde su mensaje de paz y colabora en proyectos humanitarios para mejorar la calidad de vida de personas necesitadas en todo el mundo. En los últimos años, las iniciativas de la fundación han suministrado ayuda humanitaria y alimentos a las víctimas de las mayores catástrofes en todo el planeta.

Equilibrios

Archivado en: Personales — Julio a las 10:19 pm el Lunes, Octubre 27, 2008

Yo, como Santo Tomás, soy de los de ver para creer; o sentir, experimentar, para luego poder hablar. Así pues y siguiendo con esta lógica, yo no creo que esté en alguna fase de ningún proceso evolutivo puesto que el creerlo o no, no me va a llevar a la certeza de que así sea. No digo que no pudiera estarlo pero eso, en todo caso, es de una imposible comprobación. Lo que si se es que estoy en un punto en el que me gusta el equilibrio, es más, diría que todo y todos tendemos a él. En el caso de los humanos el equilibrio podemos entenderlo también como paz, armonía, plenitud.

Y el equilibrio es el equilibrio (Perogrullo xxxx1), quiero decir con esto que para mí no los hay de distintas categorías; o estás en equilibrio o no lo estás. Es como el embarazo que, o lo estás o no, pero nunca puedes estarlo un poquito.

Entonces, como a alcanzar ese equilibrio aspiro, si logro alcanzarlo, nada, ningún reclamo de ningún tipo me va a impulsar a abandonarlo o ir en busca de otro ¿?, porque en ese viaje me expondría a perder lo ya alcanzado y a lo más que podía aspirar es a volver al punto de partida; a volver a estar en equilibrio. Viaje que me parece peligrosísimo y vano.

Y a todo esto, ¿por qué he tocado este tema…? ¡Ah….,si:  será porque de vez en cuando, me viene algún canto de sirena que me invita a buscar nuevos equilibrios.

Prem Rawat-Maharaji (extractos)

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 5:35 am el Viernes, Octubre 24, 2008

Existen respuestas que no corresponden a ninguna pregunta.” Maharaji

Nuestra existencia es un hecho. La vida no es algo hipotético; es lo más real que puede haber. Sin embargo, teorizamos sobre todo lo demás. De la realidad, pasamos al estado del sueño. Una cosa es soñar mientras se está dormido, pero nosotros nos ponemos a soñar una vez despiertos. Al despertarnos decimos: “Bueno, podría ser de esta manera, y podría ser de esta otra, y también de aquella otra”.

Pero un día llegas a reflexionar sobre cómo es en realidad. Y se supone que, sea como sea, no está bien, hay que mejorar las cosas. Pero no es así, porque dentro de cada ser humano existe algo maravillosamente encantador.

Y no me refiero a ser encantadores con los demás. A veces vivimos nuestra vida para otras personas porque queremos ser ‘normales’. Pero, ¿qué quiere decir, en realidad, ser ‘normal’? La gente llega a extremos en su afán de ser normal, de ser igual que todos los demás.

¿Qué significa, en realidad, ser normal? ¿Qué supondría invertir todos nuestros sentidos, que corren hacia el exterior, y dirigirlos hacia adentro, para variar? Entonces pregúntate: “¿Qué tengo? ¿Qué soy? ¿Soy sólo carne y hueso?”. Porque algún día, y sé que esto no es un sueño, esta vida acabará. Ése es el contrato: nacemos e, inevitablemente, nos tenemos que ir. Así pues, ¿qué somos?, ¿quiénes somos?

Existe una tierra lejos de la duda. Existen respuestas que no corresponden a ninguna pregunta. Existen aguas sin lagos ni ríos. Existe una luz sin fuego. Existen truenos sin relámpagos, y lluvia sin nubes, y olas sin océano. Y sí, existe una sencillez que no guarda ninguna relación con lo complicado. Y no es que sea simplemente lo opuesto.

Existe algo bueno que no es perseguido por algo malo. Existe un bien al que no le persigue el mal. Existe un amor que no es una mera ausencia de odio, y una verdad que no tiene nada que ver con la mentira. Eso eres tú. Eso es lo que hay dentro de ti.

Prem Rawat-Maharaji

Reflexión

Archivado en: Reflexiones — Julio a las 6:39 am el Martes, Octubre 21, 2008

Pasar la vida esperando, esperando, esperando… Cuando suceda esto, cuando suceda esto otro… ¿Esperando a qué? Lo que tenía que llegarnos ya nos ha llegado; nos está llegando a cada instante: el aliento.                                                                                                                                            ¡Disfrutémoslo

De vuelta

Archivado en: Desclasificados — Julio a las 9:05 pm el Domingo, Octubre 19, 2008

Bueno, pues ya estamos aquí. Santander, precioso, tanto sus paisajes como la ciudad. Esta última me ha encantado; muy limpia, luminosa, señorial, con un turismo, a la vista de sus edificios, y no lo digo por mí, de categoría. Además hemos tenido suerte de que no ha llovido ni un solo día.

Hemos visitado creo que casi todo lo que hay que visitar: Cabuérniga, Comillas, Cabezón de la Sal. Laredo y Castro Urdiales. Picos de Europa y San Vicente de la Barquera, Potes donde comimos un excelente cocido, Monasterio de Santo Toribio de Liébana. Santillana del Mar. Cuevas de Altamira…

En Santander capital visita a la Catedral, Plaza Porticada, Palacio de la Magdalena, Faro, Museo Marítimo…

El viaje resultó entretenido, aunque os lo podéis imaginar: cincuenta abuelos o en edad de serlo metidos en un autobús y de aquí para allá. Algún intento de formar una coral para el “Carrascal, carrascal” (Avellaneda) :) , pero afortunadamente no tuvieron éxito en su intento. Frecuentes protestas, por todo y comer, mucho comer; solo (iba a decir piensan, pero al final me contagié) pensando en comer. ¡Pero cómo se puede comer tanto a esas edades! En el desayuno ya estábamos pensando que darían para comer. Todo muy espiritual como veis :)

Aunque, ¿os digo una cosa? ¡Hogar dulce hogar! :) No tengo remedio y a estas alturas no creo que lo tenga ya, pero que le vamos a hacer: me gusta el encanto de los días normales; mi tierra, sus paisajes, mi casa, mi barrio, mi ciudad, sus calles… Hasta los coches que circulan por ellas parecen distintos; como si los reconocieras y ellos te reconocieran….

Sí, definitivamente no tengo remedio, así que espero andarme por aquí una buena temporada.

Minivacaciones

Archivado en: Desclasificados — Julio a las 5:27 am el Martes, Octubre 14, 2008

Cuando uno llega a cierta edad, la 3ª edad concretamente, tiene la posibilidad de disfrutar de viajes organizados exclusivamente para ellos. Es por eso que, al haber llegado a la misma, nos vamos mi mujer y yo a uno de estos viajes. El destino será Santander y serán seis días. Está previsto realizar visitas a lugares notables de esa región.

Así pues viajaremos en uno de esos miles de autobuses que, llenitos de abuelos, circulan por nuestras carreteras en este tiempo. Esperamos no ser motivo de ningún tipo de noticia.

Seguro que os hecho en falta; seis días son muchos días :)

Hasta la vuelta, un abrazo

P.D. Podéis seguir comentando en post anteriores y con mucho gusto os contestaré a la vuelta

Prem Rawat-Maharaji (Extractos)

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 8:40 pm el Sábado, Octubre 11, 2008

“La vida es delicada, de una belleza increíble para aquellos que tienen un corazón capaz de admirar.” – Maharaji

Según venía hoy aquí, miré hacia arriba; el cielo estaba azul, soplaba una brisa suave, y me dije: “Es un día precioso, hermoso”  Y ¿qué crees que reconoció la belleza del día de hoy? ¿Mis ojos? ¿O algo muy profundo dentro de mí, en mi corazón? Cuando veo algo hermoso, existe una apreciación que me permite decir: precioso.

Cuando el Sol brilla, no es que los árboles hayan cambiado; también estaban ahí por la noche, ¿no es así? La hierba estaba ahí también, y seguía siendo verde. El agua, con toda su belleza, estaba ahí, pero estaba oscuro. También las nubes se encontraban ahí, pero no era posible verlas. Entonces sale el Sol y puedo ver el verde, puedo ver los árboles y el agua, puedo ver las nubes. Y ahora que puedo ver, puedo entender. Ahora que puedo ver, aprecio de forma única aquello que existía incluso cuando yo no podía verlo. Ahora que puedo ver, puedo apreciar.

Existe una belleza increíble para aquellos que tienen un corazón capaz de admirar. Lo único que se requiere es un cambio de perspectiva. Ésta es una de tus facultades: la admiración. Nunca la has usado de manera independiente, siempre ha estado ligada a tus sueños. Solamente admiras aquellas cosas que te vienen bien. Te resulta muy difícil admirar cualquier cosa que no sirva a tu propósito. Te encantan esas cosas que crees que van a acercarte a tu meta, sin importar lo que sea. Te resulta muy difícil admirar la sencillez de estar vivo, de ser, de existir. Esto es lo que posees; éste es tu mayor tesoro, ésta es tu mayor riqueza. Lo más irreemplazable ya se te ha dado. Tan sólo está esperando ser aceptado, ser admirado; esperando sólo ser acariciado por las manos puras del corazón.

Prem Rawat-Maharaji

Amor (extracto vídeo)

Tiempos de crisis

Archivado en: Desclasificados — Julio a las 3:08 pm el Lunes, Octubre 6, 2008

Crisis, crisis, crisis…, estos días no se oye otra palabra: el mundo está en crisis. Entidades financieras que parecían inquebrantables, quiebran. Los gobiernos se reúnen para intentar solucionar la crisis…Pero…, ¿estoy yo en crisis?

No se si a Maharaji o a quien le he oído esta frase: “Allá donde están tus riquezas, tus tesoros, está tu corazón”. Y ya sabemos que si el corazón falla… Así que, en mi caso, ¿dónde he pensado que radica mi tesoro? ¿En quien ha depositado la confianza mi corazón? ¿En qué barco navega? ¿Lo he confiado quizá en esos depósitos de más o menos riesgo o de alto riesgo; tal vez en esas acciones o en ese plan de pensiones? ¿O puede que mis tesoros lo constituyan  mi pareja, mis padres, mis hijos, mi trabajo?

Y si así fuera, esos tesoros, ¿son seguros? ¿En qué barco navegan? ¿Quién controla a ese barco? ¿Yo acaso?

Por experiencia sabemos que esos distintos barcos escapan de nuestro control y que por tanto, en cualquier momento pueden naufragar y hundirse y con ellos mis tesoros. Y si esto llegara a suceder, yo me hundiré también, porque en ellos he puesto mi corazón. 

Así pues habrá que buscarse otros tesoros que no se devalúen y otro barco que los lleve que sea más seguro. ¿Y donde buscarlo? En mi caso, ¿donde lo he encontrado? Lo he encontrado en mi interior, en la Vida que late dentro de mí, en mi aliento.

Y ahora sí, con ese tesoro en lugar seguro, a viajar. A viajar por la vida y si me apetece atesorar alguno o algunos de los tesorillos que he mencionado anteriormente, pues bien estará. Incluso viajarán más seguros en ese barco que transporta al primero. Y si alguno de ellos llegara a perderse, no me importará tanto pues sabré que seguiré siendo poseedor del mayor de los tesoros; de mi aliento.

Prem Rawat-Maharaji

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 8:50 pm el Viernes, Octubre 3, 2008

El océano y la gota

“Estoy buscando y no sé por qué”.

Busco porque creo que debo hacerlo. Busco porque he leído que “buscar es bueno”. Y mientras tanto, no entiendo la auténtica magia. Un momento: me gustaría hablarte de esa magia.

Es algo innato, algo esencial, este deseo de satisfacción. Estoy usando la palabra “satisfacción” y puede que sea del todo inadecuada, pero no importa. Porque ¿sabes?, se trata de un sentimiento, es un sentimiento

Desde que existe el lenguaje, y desde que el hombre aprendió a escribir, ha intentado describir este sentimiento.

Lo llamó “paz” y esa palabra no era suficiente. El hombre lo sabía.

Tranquilidad… y no era suficiente. Serenidad… y no era suficiente. Amor… y no era suficiente. Alegría… y no era suficiente.

El poder de esta sed fundamental, de este anhelo fundamental… Ese poder, tienes que comprenderlo. Y no sólo tienes que entenderlo, sino que tienes que rendirte a él. Porque no puedes luchar contra él. Deja que te conquiste. Déjale acercarse a ti. Y deja que te absorba. Porque sería dejarse absorber por la paz, dejarse absorber… ¿cómo? Igual que una gota de agua que llega al océano.

La gota abandona la nube y es una gota, es una gota, es una gota, es una gota, es una gota…

Y en el momento en que llega al océano, entonces es el océano: deja de ser una gota.

¿Te das cuenta de cómo funciona? ¿No te parece fascinante? Una gotita, una gotita diminuta, cayendo a través de miles de metros: una gota, una gota, una gota, una gota, una gota. Tiene su propia entidad, tiene su identidad, es una gota. Existe, es un “ente”, y es diminuta.

Sigue cayendo y cayendo y cayendo… Y no tiene elección. Si el viento sopla, se desplaza. Si el viento sopla desde abajo, hace que se eleve un poco; frena su caída. Y luego continúa. Si el viento sopla por la derecha, se desplaza; si el viento sopla por la izquierda, se desplaza.

Es esclava de todos los elementos que quieran actuar sobre ella. Sigue cayendo, cayendo, cayendo, y entonces… ¡bum!, llega ese instante mágico. No sé si lo habrás visto, pero cuando llueve sobre el océano, cada gota produce una pequeña onda. Y luego se desvanece. Desapareció. Su última señal es una pequeña onda, nada grande. Y es absorbida..

No sé tú, pero eso es lo que yo quiero: dejarme absorber por esa alegría. Así, ahora somos inseparables. Ahora, viento, adelante, haz tu trabajo. Intenta moverme. Ahora no soy vulnerable, porque me he aliado con la solidez del océano -que, a propósito, es líquido-.

Pero ahora, ¿sigo siendo móvil?
Desde luego.
Voy a ir a sitios extraordinarios que una gota no podría ni siquiera imaginar.

Voy a viajar,
voy a ver cosas,
y voy a ser parte de ese magnífico océano
.

 Prem Rawat – Maharaji

Una búsqueda personal (extracto vídeo)