Warning: ob_start(): non-static method wpGoogleAnalytics::get_links() should not be called statically in /home/entuinte/public_html/blog/wp-content/plugins/wp-google-analytics/wp-google-analytics.php on line 288
En tu interior » 2007 » Junio

En tu interior

Prem Rawat-Maharaji me ayudó a encontrar en mi interior, lo que siempre estaba buscando en el exterior

¿Qué es lo que te hace feliz?

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 5:14 am el Viernes, Junio 29, 2007

Para empezar, permíteme que te diga algo: ¿qué es lo que hace feliz a una vaca? Entiendo un poco de vacas y puedo asegurarte una cosa, una vaca es totalmente feliz cuando actúa como una vaca. ¿Cómo es feliz un caimán? Siendo un caimán. Podrías ponerle un collar de diamantes en el cuello, pintarle los labios, atarle a una silla muy cara y decirle: “¡Qué guapo estás!”; pero al caimán todo eso le daría igual. Lo único que él quiere es ser un caimán, hacer lo que hacen los caimanes, sea lo que sea. Lo que le hace feliz a un gato es ser un gato. Lo que hace feliz a un perro es ser un perro. Así pues, ¿qué es lo que hace feliz a un ser humano?

La pregunta es: “¿Qué es lo que te hace feliz a ti?” Antes de responder, ten una cosa presente, el caimán no depende de ninguna otra cosa para ser feliz, le basta con ser él mismo. Al gato le basta con ser un gato.

El día en que tu felicidad dependiera de alguien o de algo sería un día triste. Si eso ocurriera, te verías en un aprieto. Entonces tu vida estaría dedicada no a disfrutar de la felicidad, sino a procurar tener cerca a esa persona o a mantener esa situación que te hace feliz.

La gente se pregunta: “¿Qué hacemos en este mundo?”. Intentamos preservar lo que creemos que es bueno, lo que nos gusta. Todo el mundo está ocupado intentando hacer eso. Nadie disfruta de sí mismo porque disfrutar ya no es lo importante; lo que importa ahora es asegurarse de que las circunstancias y las personas que nos gustan permanezcan a nuestro lado.

¿Acaso la verdadera alegría puede depender de otra persona? ¿Se trata de una realidad dura o dulce? Para quienes la han sentido, la verdadera alegría es la más dulce de las realidades. Es una realidad que dice: “Existo. Estoy vivo. Se me está dando el regalo más bello, la riqueza más increíble que es este aliento, y yo soy consciente. Tengo conciencia. No solo tengo el anhelo de ser feliz, también tengo la fuente de la felicidad dentro de mí”. Ambas cosas. Tanto el anhelo de estar en paz como la fuente de paz que tienes dentro, ambas cosas son importantes. Muchas personas me hacen preguntas sobre la paz: “¿Dónde está? ¿Cómo podemos alcanzarla?”.

Yo les digo: “El problema no es la paz. La paz esta dentro de ti. Eso lo sé y, de hecho, tú también lo sabes. La paz no es el problema; el problema es el anhelo”. Si te encuentras en medio de una huerta rodeado de tomates, berenjenas, naranjas, y duraznos, el problema no es la comida, sino el hambre. La paz es innata. La cuestión es tu deseo de paz.

¿Cómo puedo depender de mí mismo si ni siquiera sé quién soy? ¿Quién soy? Un caimán sabe lo que significa ser un caimán. Un gato sabe lo que es ser gato. El perro sabe: “Soy un perro”. Pero el ser humano, que tiene el mayor cerebro en relación al cuerpo, que tiene el mando sobre la tierra y la superficie del océano, se pregunta: “¿Por qué estoy aquí? ¿Qué es lo que hago aquí? ¿Quién soy?”.

Quizá sería más feliz si simplemente pudiera ser yo, si al menos supiera quién soy. Las cosas han cambiado y siguen cambiando en tu vida. Ha habido cosas no muy buenas, que pasaron; y ha habido cosas estupendas, que también pasaron. Unas y otras, indiscriminadamente, han ido quedándose atrás. Lo único que ha permanecido constante es el deseo de sentirte satisfecho.

Cuando me siento satisfecho, el deseo de sentirme satisfecho crece aún más. Es como con el amor: si no amas, no hay amor; cuando amas, vas amando cada vez más y más.

Mucha gente piensa que el objetivo de la vida es estar satisfecho para así dejar de tener el deseo de estarlo. Ése sería un día triste. Cuando te enamoras de alguien, no te enamoras para poder dejar de amar, ¿o sí? Te enamoras para poder amar aún más. Eso es lo que ha permanecido constante.

Puedes disfrutar de tu vida de verdad. Te ofrezco la posibilidad de conocerte para que puedas ser tú. Si no te conoces, no puedes ser tú, y si no puedes ser tú, no puedes ser feliz —como el gato, el cocodrilo y la vaca—. Es importante que te conozcas para ser todo lo feliz que puedes ser. Es así de simple.

Descubre quién eres para poder ser quien eres. Cuando sea, donde sea, incluso en los momentos difíciles, sé quien eres para poder ser feliz, para estar satisfecho, para encontrar la paz. Sí, tienes muchas cosas importantes que hacer, muchas. Pon ésta en primer lugar y todo lo demás encajará en su sitio.

Prem Rawat-Maharaji

El milagro de ser humano

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 5:18 am el Jueves, Junio 28, 2007

“Lo finito abarca lo infinito. El infinito está dentro; lo finito, fuera.” - Maharaji

Nos hemos creado muchas limitaciones a través de las cuales vemos las cosas. Vemos a un ser humano no como ser humano sino por lo que lleva puesto, o por lo que dice o hace. Pero el ser humano no es eso. Un ser humano es alguien a quien se ha traído a este mundo, y en el que se encuentran elementos básicos: polvo, tierra, agua, fuego, aire. Estos elementos se han unido para dar lugar al mayor de los milagros. No puede haber mayor milagro que éste.

La gente pide un milagro; pide una señal. Pero la señal más clara ocurre dentro de uno: el aliento de vida, la consciencia, el corazón, el gran deseo incesante de estar satisfecho. Eso es un milagro. Elementos insignificantes se combinan para formar este cuerpo limitado. Pero en medio de lo finito está lo infinito. Y ése es el milagro. ¿Por qué? Si alguien te dijera que lo infinito ha abarcado lo finito, dirías que tiene sentido. Pero se hizo al revés: lo finito abarca lo infinito. Lo infinito está dentro; lo finito, fuera.

¿Y qué tenemos? Tenemos a un ser humano, a un ser que pasará por todos los peligros de la vida buscando una explicación tras otra, a un ser que buscará lo que está mal y lo que está bien, lo equivocado y lo correcto. Y durante todo ese tiempo, el verdadero bien ha estado aquí dentro. Buscará a su Dios en lo externo; sin embargo, su Dios reside ahí mismo, en su interior. Buscará su destino por ahí, cuando su destino se encuentra aquí mismo. Buscará lugares sagrados en la cima de las montañas y más allá de los ríos, cuando el lugar más sagrado se encuentra aquí mismo. Buscará en todos los sitios equivocados, cuando el lugar más correcto está aquí mismo.

Prem Rawat-Maharaji

Sensaciones

Archivado en: Sensaciones — Julio a las 11:19 am el Miércoles, Junio 27, 2007

¿Qué sensación produjo en mí el saber del Conocimiento de Prem Rawat?
Imagínate el paso, de golpe, de cero a infinito: ¿te lo imaginas? Yo tampoco.
Es una sensación que no se puede explicar; hay que vivirla

El olivo condenado a ser abeto

Archivado en: Cuentos — Julio a las 5:28 pm el Domingo, Junio 24, 2007

Dedicado a Verde a la que creí entender, que le gustaría publicara más de mi cosecha

Érase una vez un olivo que por extraños designios del destino, empezó a desarrollarse en medio de un bosque de abetos. A ese bosque fue a parar su semilla y entre abetos empezó a crecer. Con total libertad y conforme a su naturaleza, sus ramas, fueron apareciendo por aquí y por allá a lo largo de su tronco. No había dos iguales como si jugaran a ver cual de ellas era más original y distinta a las demás. Esa diversidad de formas, contrastaba con la uniformidad y seriedad de sus vecinos, los abetos; todos igualitos. Diríamos que sus ramas crecian divertidas y si pudiéramos emplear el término feliz, aplicado a los olivos, podríamos decir que era un olivo feliz.

Un día, el encargado del cuidado del bosque, lo descubrió y se sorprendió de su extraña forma, pues nunca había visto un abeto semejante, Dado que no sabía nada de olivos, ni siquiera de su existencia, pensó que aquellas formas extrañas en sus ramas, eran debidas a una malformación en el desarrollo de lo que él creía un abeto, así que ni corto ni perezoso, se aplicó en intentar darle una forma lo más parecida a la del resto de los abetos.

Con tal intención cortó por aquí y por allá y una vez que lo hubo desprovisto de todas sus ramas, dejándolo desnudo de éstas, y con el fin de que creciera erguido, lo entubó. Lo enfundó en un tubo lo más ajustado posible a su tronco, para que su desarrollo no pudiera tener lugar fuera de los estrechos y rectos límites que el tubo le marcara.

Ya os podéis imaginar lo traumático y doloroso que todo aquel proceso resultó para el pobre olivo. Aparte del dolor de las heridas por sus ramas cortadas, él, que hasta entonces se había desarrollado en un ambiente de máxima libertad, verse comprimido y obligado a discurrir por los estrechos límites de aquel tubo, era algo que no podía comprender y que se le hacía insoportable.

El dolor de las heridas desapareció al cicatrizar éstas, pero la sensación de la pérdida de su libertad, le causó una tristeza tan profunda que murió al poco tiempo, muchísimo antes de lo que hubiera sido su longeva vida como olivo.

*****
Nosotros humanos, ¿cómo nos sentimos en este bosque de la vida? ¿Nos sentimo olivos creciendo y disfrutando en libertad, o nos sentimos también olivos entubados, encorsetados, conformados por ese “cuidador” llamado Sociedad o quien sabe por qué otros cuidadores, que hace ya tiempo nos marcaron por donde debía ir nuestro crecimiento? ¿O, tal vez, perdido ya todo vestigio de nuestro anterior ser, resignados, nos hemos convertidos en abetos?

Sea como fuere que vengamos desarrollándonos, la buena noticia es, que en este bosque en el que nos encontramos, hay cuidadores que sí saben de olivos y de abetos. Que los recorren, mostrando a todos un espejo en el que pueden ver reflejada su verdadera naturaleza. Y que aquellos que la reconocen, pueden volver a vivir con la libertad y disfrute que vivian cuando eran unos jóvenes olivos. Llega para ellos el equilibrio y la libertad de verse prisioneros de la mayor de las ignorancias. Aquella que hace que no te conozcas a ti mismo.

Y como no podía ser de otra forma, dan las gracias a quien les ha enseñado a sentir lo que verdaderamente son.

Sensaciones

Archivado en: Sensaciones — Julio a las 5:13 am el Sábado, Junio 23, 2007

Cuando disfrutas de ese sentimiento, sientes que has venido a este mundo a eso, a disfrutar de ese sentimiento. Y punto

Dejando lo mejor para el final

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 5:15 am el Miércoles, Junio 20, 2007

Lo que yo hago es recordar a la gente algo que ya sabe. Si te fijas, lo que dejamos de lado son las cosas que conocemos. Es sorprendente cómo, en nuestras vidas, dejamos para el final todo lo que es bueno. ¿A quién se le ocurriría esa idea?
La vida no es así. La vida es un hermoso viaje que tiene lugar cada día. Te está llamando. Quiere que participes en ella, no que te alejes; quiere que aceptes decididamente cada uno de los regalos que se ponen ante ti cada momento. Sin juicios sobre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto.
En los momentos de conflicto olvidamos lo más importante. ¿Estoy dejando para el final la posibilidad de estar en paz? Si es así, eso requiere un cambio de planes. Necesito experimentar esa paz cada día que estoy vivo
Sabes que la paz es hermosa, pero ahora ha llegado el momento de sentirla realmente en tu vida. Se trata de nosotros, de los seres humanos sobre la faz de la Tierra. Necesitamos paz.
Ahí está el corazón que nos inspira, que nos impulsa para alcanzar esa paz, esa claridad, esa comprensión en nuestra vida. Desde que éramos niños el corazón nos ha estado diciendo que seamos felices, que nos sintamos plenos, satisfechos, y eso es lo importante. Pero de algún modo, usando nuestra teoría, hemos dicho: “La paz, la felicidad… son cosas importantes. Las voy a dejar para el final”.
Por favor, no hagas eso. Comienza a dar en tu vida los sencillos pasos de la comprensión. Éste es tu momento para empezar a comprender, para empezar a darte cuenta de que todo lo que has querido siempre, ya lo tienes. Tienes la libertad dentro de ti.
Así pues, ¿qué puedo ofrecerte yo si todo lo que necesitas ya lo tienes dentro de ti? Un espejo. ¿Qué es lo que le podría dar a alguien que es verdaderamente bello? Un espejo para que pueda ver lo que yo veo cada día.

Prem Rawat-Maharaji

Reflexión

Archivado en: Reflexiones — Julio a las 5:11 am el Martes, Junio 19, 2007

Si esa persona que dice amarme, me recuerda que un dia me dio algo, no fue amor lo que me dio. El amor es absolutamente desinteresado y sin fecha.

Sensaciones

Archivado en: Sensaciones — Julio a las 10:50 pm el Sábado, Junio 16, 2007

Sobre esa ilusión que te crea la práctica del Conocimiento, sólida, permanente, que controlas y en la que vives y disfrutas, ya puedes fabricar, sin miedos, otras ilusiones que aumenten ese disfrute.

Aunque ya colgué esta música anteriormente, la repito para aquellos que no la escucharan

P.D. No os perdáis el comentario de SerSAn

¿Estás dispuesto?

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 5:12 am el Jueves, Junio 14, 2007

“Todo ser humano tiene su corazón, y el corazón también quiere algo.”
Maharaji

Es muy fácil confundirse cuando nos llegan ideas y corremos tras ellas. El maestro de nuestra vida, para tantos de nosotros, no ha sido el corazón ni el entendimiento, sino ideas cualesquiera que hemos tomado prestadas de los demás. Eso es, muy a menudo, lo que terminamos persiguiendo.

Durante toda nuestra vida, lo que aprendemos no es a aceptar el corazón sino a ignorarlo. Cuando surge desde dentro la voz, la súplica de sentirnos llenos, en vez de reconocerlo y apreciarlo, decimos: “Ahora no. Más tarde. Cuando sea mayor”. Ése es el momento en el que se comete el error más grave.

La gente se imagina lo que sería para ellos disfrutar. Tal vez se imaginen subiendo a una bella zona montañosa, teniendo una bonita cabaña y tomándose unas vacaciones. Luego, lo disfruten o no, tienen que decir que lo disfrutan porque se trata de satisfacer una idea. A veces se entusiasman mucho, “¡oh, vamos a viajar!”. Y se van a diferentes lugares del mundo. Pero no siempre resulta muy agradable: la aerolínea no es buena ni tampoco los
aeropuertos. Hace calor. Hay polvo. No obstante, aunque no haya nada para disfrutar, dirán que están disfrutando, ya que se están esforzando por satisfacer una idea. Y emplean toda la energía y los recursos de la vida en ello.

Sin embargo, cada ser humano tiene su corazón, y el corazón también quiere algo. Así como tratamos de encontrar satisfacción en lo externo, el corazón también necesita estar satisfecho. Afortunadamente, al corazón no le satisfacen las mismas cosas externas que nos satisfacen a nosotros. Las necesidades son distintas.

Dentro de ti, un hermosísimo milagro te espera para ofrecerte su espectáculo. La cuestión es: ¿estás dispuesto a dejarte gobernar por el corazón o no?

Prem Rawat-Maharaji

¿Nirvana? De momento no, gracias

Archivado en: Reflexiones — Julio a las 5:13 am el Martes, Junio 12, 2007

Este rechazo para alguien, podría significar poco menos que un sacrilegio. ¿Cómo se puede rechazar algo así? Es el no va más de la ignorancia, añadiría esa persona.
Pues sí, la verdad es que, por el momento, no me atrae en absoluto ese estado, que por otra parte desconozco. Tal vez, en mi proceso evolutivo, proceso en el que ni creo ni dejo de creer, simplemento no me lo planteo, pueda, en un momento determinado, llegar a sentir el deseo de alcanzarla, pero lo que es hoy, paso totalmente del tema Me encuentro muy a gusto con los pies en la tierra, disfrutando de esta vida, en la que, como en la de todos, me figuro, hay de todo: momentos agradables, que son los más; otros no tanto, los menos, pero en la que hay, sobre todo, disfrute, porque en todo momento, en los buenos y en los no tan buenos, aparecen en primer lugar la Comprensión y la Aceptación. Ambas con mayúscula porque nacen del sentimiento de la misma Vida, también con mayúscula
Y todo ello, Comprensión, Aceptación, sentimiento de la Vida, son consecuencia del conocimiento del juego de la vida, que, a su vez, me ha proporcionado la práctica del Conocimiento de Prem Rawat-Maharaji.

Así que, una vez más, Gracias Maharaji

Contestando a Pandora

Archivado en: Desclasificados — Julio a las 8:46 pm el Domingo, Junio 10, 2007

Dado que este blog nunca ha estado cerrado a ningún comentario, ni sometido a ningún tipo de censura, es por lo que publico y comento este escrito que ha sido remitido por Pandora
Este es el comentario que hace:

El mensaje de que lo que buscas está dentro de tí es universal, no es patrimonio de Guru Mahara Ji. Vivir el momento, Carpe Diem. ¿Disfrutar de la vida? Por supuesto. Pero no se necesita un maestro para eso. Las técnicas que enseña Guru Mahara Ji son antiquísimas y provienen del hinduismo. Un alumno avanzado de yoga las suele conocer. Tampoco son propiedad privada de Guru Mahara Ji.
Culto a la personalidad, culto al “maestro”, besos en los pies, fotos de él en tu casa por todas partes, donaciones, no te permites a tí mismo sentirte mal ni por un momento, v ves videos durante horas como si fuera una droga, fuiste a vivir a los ashrams cuando él los promovió, te fuiste cuando él los quitó, propagas el mensaje cual “testigo de Jehová” a amistades y familiares…
No, no, no es una secta. Debo de estar entendiendo mal el mensaje, por supuesto, si gente famosa le entrevista es sinónimo de que es bueno.
- Pandora

***

Nunca, a lo largo de estos 34 años que vengo oyendo a Maharaji, le he oido decir que este Conocimiento sea patrimonio suyo, antes al contrario, en infinidad de ocasiones, ha hablado de que esto lo han dicho, con anterioridad, otros muchos maestros, desde Sócrates (conócete a ti mismo) a Kabir.

¿Disfrutar de la vida?, por supuesto, se contesta Pandora. Me alegro por ti, porque esa claridad habrá hecho que la estés disfrutando. No creas que todo el mundo lo tiene tan claro. Desde luego y si ese disfrute es como el que yo y otra mucha gente obtenemos con la práctica del Conocimiento, te será muy fácil y por otra parte te resultará de lo más natural, desearlo para tus seres queridos, familia, amigos, y comunicarles cómo tú lo has alcanzado. Nada ni nadie te podrá impedir esa propagación, ni siquiera tú mismo, porque es algo que te desborda y necesitas compartir. Si no lo has hecho, tal vez porque el tuyo sea un disfrute de baja intensidad, fuérzate un poquito y disfrutarás doblemente.

No se necesita a un maestro, ¿Sabes Pandora cuántos maestros has tenido a lo largo de tu vida? Maestros que te han enseñado a hablar, a sonreir, a andar, a realizar todas y cada una de las actividades que sea vengas realizando.

Las técnicas que enseña Maharaji son antiquísimas. ¿y……? Y si no lo fueran serían modernas, ¿y..….? Proceden del hinduismo. Y si no procedieran del hinduismo, procederían de otra fuente, y si no, de ninguna, ¿y..….?

Un alumno avanzado de yoga las conoce. No se si te habrás dado cuenta Pandora, de que al emplear el concepto de alumno, das lugar a hablar de maestro.

Ves vídeos durante horas. Afortunadamente para mí, esa semilla del Conocimiento que recibí, una vez fui preparado convenientemente para ello, fructificó y hoy día no tengo inconveniente en que, de vez en cuando, sea regada con el frescor y el cariño que me proporcionan los vídeos de Maharaji. Prefiero ocupar esa media hora, que todos de vez en cuando disponemos, en ese menester, que no en ver, por ejemplo, cualquier programa de TV como “Salsa Rosa”, o similares. Cuestión de gustos y de libertad.

Por otra parte, si alguien, enterado por esos libros de yoga que comentas, llega a saber de esas técnicas, las practica y le dan resultado, pues mejor que mejor. Pero te diré, que aun cuando la semilla del trigo tiene el potencial de convertirse en una espiga, no se transformará en tal, si el campo no ha sido convenientemente preparado para su siembra. Y aun después, requerirá de ciertos cuidados, como su riego. Preparar ese campo y regarlo es la misión del visionado de esos videos, antes y después de recibir el Conocimiento.

Fotos de Maharaji: Yo en mi casa no tengo ninguna foto expuesta y en los cajones me costaría encontrarlas. Otros, como dices, puede que tengan las paredes de su habitación llenas, ¿y……? Todos, yo y esos otros, estaremos fracasando o triunfando en pos de alcanzar nuestra meta. ¿Y quien lo juzgará? ¿Tal vez tú, en función de las fotos que haya expuestas?, ¿Cuál sería, según tu criterio el número correcto de fotos a tener: una, dos, cien, ninguna?

Donaciones, visionado de videos, entrada y salida de “ashrams”. Sobre todo esto, te digo que tengo el sentimiento profunfo y más sincero, de que Maharaji solo me ha pedido aquello que me podía pedir y yo dar. Aquello que estaba y está dentro de los límites que me permite mi Libertad. Libertad con mayúscula, que por cierto él me enseño a descubrir.

En cuanto a lo de las donaciones, te diré para tu conocimiento, que Maharaji tiene sus propios medios de ganarse la vida y de esos medios, me figuro, tendrá que dar cuenta, exclusivamente, a su Hacienda correspondiente.
Por cierto, tu cuando vas al dentista o a algún otro profesioneal fuera de la S. S. ¿les pagas o te atienden gratis?

Finalmente en esto, como en todos los aspectos de la vida, habrá gente que lo entenderá y aceptará; otra gente que no y lo rechazará, pero lo que no es entendible, bajo mi punto de vista, es que haya gente, dentro de este último grupo, que su única obsesión es desprestigiar a Maharaji y a aquellos que siguen sus enseñanzas. No te incluyo en este último grupo, ni mucho menos, porque tu comentario, dentro del que has expresado tus críticas a determinados aspectos, lo considero totalmente correcto.

Encantado de tu visita y un saludo

Ashram: Lugar donde conviven, convivían aquí en España, varios seguidores del Maestro con el fin de propagar sus enseñanzas. Si no es exactamente así, pues algo similar.
Yo líbremente entré en uno de ellos al poco de recibir el Conocimiento, y libremente lo dejé antes de su desaparición

¿Dónde están las llaves…

Archivado en: Desclasificados — Julio a las 10:37 pm el Sábado, Junio 9, 2007

matarile, rile, rile….

Seguro que a todos/as os ha ocurrido alguna vez: ¿Dónde están las llaves? ¿Alguien ha cogido “MIS” llaves?

Silencio absoluto que te invita a empezar la búsqueda, al principio mecánicamente: platillo de las llaves a la entrada; cajón de tu mesilla; encima de este mueble; encima del otro; palpas el pantalón que llevabas… Luego pasas a una fase más racional porque empiezas a pensar lo que hiciste últimamente: entré; abrí con mis llaves y…. Y ahí te pierdes y vuelta a empezar: platillo de las llaves; encima de la mesilla; cajón….

Amplías tu campo de acción: debajo del sofá; debajo de la cama, ¿ ? Cesas en tu búsqueda y escudriñas con la mirada a todos los de tu alrededor: ¿Has cogido tú mis llaves? Te contestan con un no que no te acabas de creer. ¿Estás seguro….?

Rebobinas: entré, porque abrí con mis llaves, eso es seguro: Entonces es que me las dejé en la puerta y alguien me las ha cogido, pero ¿quién? ¿Un vecino….? ¡Hombre, un vecino….! Pudiera ser que alguna de esta gente que va pidiendo por las casas….

Pues nada, por si acaso, cambiaré el bombin no sea que…

Ya sin mucha esperanza, vuelves a hacer el recorrido de búsqueda: platillo de las llaves; palpas el pantalón que llevabas….; ¡¡palpas el pantalón que llevabas…!!, ¡¡palpas el pantalón que llevabas…!! Y ¡¡¡ahí estaban TUS llaves!!

¡Ya las he encontrado, ya las he encontrado!
Ya te decía yo que no andarían muy lejos, te dice alguien.

Bueno, esta vez no resultó tan dificil como cuando aparecieron en el congelador, en la bolsa de plástico junto a la barra de pan.

¿Y las gafas? ¡Ah!, esas también son de cuidado a la hora de esconderse. Una vez lo hicieron dentro de la caja fuerte. Aunque cuando las das por perdidas del todo, es cuando te las encuentras debajo del zapato.

¿Es posible cambiar la historia de tu vida?

Archivado en: Prem Rawat - Maharaji — Julio a las 5:11 am el Miércoles, Junio 6, 2007

Aquí estamos.
No se sabe cómo, pero sucedió. Tenemos este hermoso planeta Tierra, que es sencillamente bellísimo. El azul es increíble. Los ríos, su manera de fluir, su sonido, el modo en que la luz del sol se refleja en ellos creando todas esas ondas. Las hojas verdes, la caída de las hojas en otoño, la danza en el viento de cada una de ellas… espectacular. Los desiertos, formaciones de arena y más arena y roca.

Y tú, que puedes apreciar todo eso. La Tierra se enfrió justo hasta alcanzar la temperatura idónea para que pudieras existir. Con la variación que traen las estaciones; el invierno, el deshielo del invierno, da paso a una primavera en la que la vida comienza de nuevo.

Te han puesto sobre la Tierra, pero no vas a durar miles de millones de años. Esta historia evoluciona a partir de algo que es prácticamente nada. Primero se desarrolla una parte, luego otra y otra. Al desplegarse, lleva a cabo una pequeña danza, y luego se repliega de vuelta a esa nada. Tu existencia, tu historia nace de esa nada que se despliega para replegarse de nuevo. No la historia de otro, ni la historia que otros elaboran para ti, sino tu historia tal y como ha sido trazada por ti.

Algunos opinan que el destino está ya escrito, que lo que sea que haya en cada una de las páginas, ha sido escrito con anterioridad. Entonces, ¿para qué rezar?, ¿en la cabeza de quién estás intentando influir? Y si rezas y crees que funciona, entonces tendrás que cambiar la definición de “destino”. No está escrito; es susceptible de ser influenciado

La opinión de otros es: “Soy el responsable del desarrollo de cada fragmento. Soy el autor de todos ellos”. ¿Qué tal una parte central feliz? Lo que cada parte de la historia va a clarificar es el destino, pero no hay nada escrito previamente en las páginas. El alimentador de papel es automático. Tú escribes la historia. ¿Qué te gustaría escribir? ¿Cómo tendría que ser tu historia? ¿Debería tratarse de sufrimiento, dolor, ira y el listado de todas las cosas que te faltan? ¿O debería ser una historia realmente interesante? Una aventura.

La mayor aventura no es escalar el monte Everest, eso ya se ha hecho. La mayor de las aventuras que jamás podría suceder en tu vida es que tú te encuentres a ti. Se trata de una historia divertida, deliciosa, y también del mayor de los misterios: nunca estás lejos de ti mismo, nunca; nunca estarás más cerca de nadie que de ti mismo; y, sin embargo, no te conoces. Conoces a todos los demás, pero lo que tienes que hacer es encontrarte a ti mismo.

¿Empieza esta historia con tu nacimiento y luego acaba con un final feliz? No, esta historia se representa cada día. Tú eres quien puede conseguir que cada día tenga un final feliz y salir victorioso. ¿Puedes cambiar la historia? Ésa es la pregunta del millón. Mucha gente te dirá que no, que no puedes. Yo te digo que sí, por supuesto que puedes cambiar la historia. Es más, yo la he visto cambiar. Incluso en tu día más frustrante y oscuro, hay un lugar dentro de ti al que puedes acudir, conoce ese lugar y tu historia cambiará.

Si eliges cambiar la historia, estoy aquí para ayudarte. Puedo ayudarte, he ayudado a mucha gente. Pero lo más importante es que hay una gran esperanza. Si realmente comprendes que puedes cambiar la historia, hay una cantidad tremenda de esperanza, la esperanza de que esta vida pueda ser colmada cada día. Es una esperanza potente y hermosa. Y no se trata sólo de la esperanza, sino también de las herramientas para hacerla real.

Prem Rawat-Maharaji

Reflexión

Archivado en: Reflexiones — Julio a las 5:12 am el Lunes, Junio 4, 2007

Tal vez pueda pensarse, que adentrarnos en nuestro mundo interior, significa romper, aislarnos del mundo exterior, escenario en el que se ha venido desarrollando nuestra vida hasta ahora.
Nada más lejos de la realidad, antes más bien todo lo contrario. El conocimiento de nosotros mismos, nos da la posibilidad de desprendernos de tántas máscaras, que a modo de autodefensa, hemos venido utilizando para desenvolvernos en ese mundo exterior. Nos hace seres más libres, lo que nos permitirá movernos con mucha más libertad en ese escenario que he mencionado. Hará que vayamos eligiendo, poco a poco, libremente, lo que más nos vaya satisfaciendo, hasta encontrar y quedarnos finalmente, con lo que más satisface.